_

Hago el primer contacto con Piero Cannata tres años después de que la comisaria Alba Braza me explique que lo conoce. Él es visitante esporádico de Dryphoto Arte Contemporanea en Prato (Italia), galería con la que ella colabora regularmente. Decido que un proyecto sobre su caso me permitirá seguir indagando en la pluralidad de funciones que las obras de arte desempeñan, las diferentes actitudes y relaciones que generan, y los conflictos que también surgen entre o de ellas. Antes de nada, decido que debo conocer a Cannata.

Después de unas cuantas pesquisas y coordinaciones, en noviembre del 2016 logro encontrarme con él. Mantenemos dos largas reuniones. El objetivo principal es el de acercarme a su realidad particular[1] y generar una relación de confianza. Después de hablar de arte antiguo y contemporáneo, y sobretodo de escuchar sus logros como ‘matemático’ y ‘gramatólogo’[2], obtengo el permiso para investigar sobre su caso y le hago un par de preguntas relacionadas con la indagación. Él responde que el martillazo al David fue suave y contenido; y que el mármol -al contrario de lo que se había imaginado- resultó ser muy fácil de romper. Después me explica que quería anunciar al mundo que había creado una nueva gramática italiana.

Contrariamente a esa afirmación de noviembre del 2016, yo ya había leído en un periódico online que Piero Cannata había declarado el 14 de septiembre del 1991 –inmediatamente después de su acto– que La Bella Nani de Paolo Veronese le había pedido en sus recurrentes sueños que hiciera tal gesto[3]. Después de la primera aproximación al caso de estudio, reafirmo mi primer objetivo de investigar filogenéticamente el acto iconoclasta. Me marco el objetivo de indagar en todos los acontecimientos, individuos y actantes[4] directa e indirectamente implicados por ése. También coordino el acceso a todos los archivos y “objetos de inscripción de información”, entendiendo que la materia –a través de sus alteraciones de estado, transformaciones y/o accidentes– almacena memoria y apunta también a los sucesos acontecidos.

Por otra parte, y después de una segunda reunión con la restauradora Cinzia Parnigioni en julio del 2018, confirmo que –efectivamente– dos de los siete fragmentos desprendidos de la escultura fueron usados para unos análisis cristalográficos y petrográficos. La información científica obtenida por el Consiglio Nacionale di Richerca (CNR) fue concluyente para la localización del lugar de extracción del bloque en Carrara: la cava Fantiscritti; y también fue determinante para la conservación del David: se evidencia que el estado del mármol es cotto. El hecho que la piedra haya perdido sus iniciales propiedades químico-cristalinas y –que por lo tanto– sea muy frágil, determina e indica el tratamiento a seguir durante la restauración general de la escultura en el 2002-2004[5].

Subsiguientemente a ese segundo encuentro con la restauradora Cinzia Parnigoni, entiendo que las formalizaciones de Polvere che gira serán resultado de una dys-posición[6]. Es decir, que todos los puntos de vista sobre el suceso –desde una inicial desorganización cronológica– harán dialogar los diferentes espacios, tiempos, materias, agentes y actantes para generar una red de comprensión del suceso que se concrete en relatos (u outputs artísticos) multivocales.

Cuando en noviembre del 2018 accedo al archivo del Opificio delle Pietre Dure e Laboratori di Restauro, encuentro la fotografía tomada por el restaurador Roberto Nesti que documenta los siete gajos de mármol. La ficha técnica adjunta describe que el pedazo más pequeño es del tamaño de un grano de café y el más grande del volumen de una almendra. Ni esa fotografía, ni la ficha técnica, ni el artículo publicado en la revista del OPD en diciembre de 1991 documentan qué cantidad de polvo también fue desprendido de la escultura, aunque mencionan que se generó alguno. Lo que definitivamente no apuntan los textos, es la liberación de micro-partículas de mármol en el aire; de ellas se ocupan otras sub-disciplinas de la geología y la física.

Las micro-partículas son fragmentos sólidos que por su minúsculo tamaño son invisibles al ojo humano. Por su volumen pueden variar en su comportamiento: por ejemplo, las superiores a 125µm podrían llegar a tardar diez años a tocar el suelo mientras que las inferiores a 90µm quedarían suspendidas en el aire.

Llegué a ese conocimiento porqué, animada por una fijación en ese polvo carente y no documentado, llevé a cabo una granulometría electromagnética en el departamento de sedimentología de la Facultad de Geología de la UAB. Clasificar por sus dimensiones una muestra de tierra marmórea tomada de la cantera Fantiscritti, me ayudó a entender qué caracteriza al polvo y a sus granos, cuál es su naturaleza y cómo podría trabajar con ese material en las diferentes formalizaciones del proyecto.

En cuanto a la publicación, desde le incio del proyecto que considero que la formalización más importante de Martellata_14.09.91 será su libro, puesto que éste tiene la intención de contribuir y dialogar con las teorías sobre iconoclastia y destrucción de arte. En noviembre del 2016 contacto con el diseñador Serge Rompza de NodeBerlin, quien me introduciría con Stenberg Press. Pero en primavera del 2018, la comisaria Carolina Ciuti me pone en contacto con Mousse Publishing; tiene más sentido trabajar con una editorial italiana que tiene distribución internacional. Finalmente en octubre de 2018 se formaliza una reunión y un posterior acuerdo con la editora Isabella Zamboni.

[1] Piero Cannata está diagnosticado de sufrir esquizofrenia y de tener episodios de trastornos delirantes. No es agresivo pese a que es obsesivo. Cuando me encuentro con Piero Cannata en Noviembre del 2016 desconozco esa precisa información, aunque ya por entonces sé que había estado ingresado en el psiquiátrico penitenciario en varias ocasiones. Leo el diagnóstico en noviembre del 2018, cuando accedo al informe del médico especialista en psiquiatría Dr. Sandro Ventura Relazione di consulenza psichiatrica nel contenzioso promosso nei confronti di Cannata Piero. N. Di Ruolo Generale 4309/06 – N. Di Ruolo Sezione 4508/06 que se encuentra en el expediente 1291/07 – Arch. N. 1230/09  del Archivo del Código Penal del Tribunal Superior de Florencia.

[2] Según cuenta el mismo Piero Cannata, él mismo solucionó un problema histórico de álgebra. Parece ser que Cannata lleva años ocupándose de una nueva gramática italiana puesto que el médico especialista en psiquiatría Dr. Sandro explica en el mismo informe psiquiátrico citado en la nota 6 que el proyecto gramatical de Cannata es uno de sus varios delirios. En el siguiente artículo de prensa prueba la continuidad de su obsesión: Cannata in consiglio: “Mi occupo di grammatica e nessuno mi sta a sentire” https://iltirreno.gelocal.it/prato/cronaca/2016/03/17/news/cannata-in-consiglio-mi-occupo-di-grammatica-e-nessuno-mi-sta-a-sentire-1.13143934?ref=search

[3] Después de un primer vaciado en la hemeroteca de la Biblioteca Nacional de Florencia [en noviembre del 2017 y octubre del 2018], compruebo que la mayoría de periódicos italianos con fecha 15.09.91 contienen esa misma afirmación: “Doveva farlo, doveva farlo […] E’una storia di spiriti… E’ stata una bella signora del ’50, la bella Nani del Veronese, a chiederme questo. Sapete, ogni tanto la vedo in sogno.” (Tenía que hacerlo, tenía que hacerlo […] Es una historia de espíritus. Ha estado una bella señora del 1500, La bella Nani del Veronese, a pedirme esto. Sabéis, a veces la veo en sueños.)
La Bella Nani
es un retrato de una dama veneciana, pintado cerca del 1560 por Paolo Veronese. Hoy en día se encuentra en el Museo del Louvre: https://en.wikipedia.org/wiki/La_Bella_Nani

[4] Según Bruno Latour el mundo es como una red de acciones cuyos nodos, a veces  cambiantes, son “actores” o “actantes”, esto es, “humanos” o “no humanos”, respectivamente. Las “traducciones” (las transformaciones, los cambios) ocurren cuando esos actores o actantes (que pueden ser seres humanos, organismo cosas) “hacen hacer”, esto es, marcan una “diferencia”. Esto significa que instauran un nuevo curso de acción, ligado a una nueva estabilización en el seno de la red (lo que tradicionalmente se llamaba un hecho o un objeto). LOREDO NARCIANDI, José Carlos. “¿Sujetos o “actantes”? El constructivismo de Latour y la Psicología Constructivista” en AIBR. Revista de Antropología Iberoamericana 4. Enero 2009.

[5] Me refiero a los estudios Controlli analitci e chimico -fisico sui frammenti di marmo provenienti dal dito del piede sinistro coordinado por Donato Attanasio (1991) y Caratterizzazione mineralogico petrografica e fisica del marmo por Fabio Fratini (1991) que más adelante fueron compilados en el libro Exploring David. Diagnostic Tests and State of Conservation. Prato: Giunti Editore, 2004. Pgs. 130-135

[6] Dys-poner las cosas sería una manera de comprenderlas dialécticamente, de desorganizar su disposición u orden de aparición. El antiguo verbo griego dialegestai significa controvertir, introducir una diferencia (dia) en el discurso (logos). DIDI-HUBERMAN, Georges. Cuando Las Imágenes Toman Posición. Madrid: Antonio Machado Libros, 2008