_

Radicalmente emancipado(s) es un antecedente directo de Martellata_14.09.91. Este primero aborda robos de fragmentos de obras de arte perpetrados como ejercicios de profunda comunión y admiración con tales obras y sus autores. Para entender la particularidad de esos actos, investigué sobre la historia social del arte, así como sobre sus convenciones en cuanto a la recepción artística. De esta forma, y tal y como se puede ver en la publicación No Touching, estudié casos de vandalismo, destrucción y robo de obras; a la vez que entendí cómo se generan los sistemas de relación con el arte en el sino de la institución artística y cómo se producen espacios de fisura y actitudes de resistencia con tales sistemas.

Con Martellata_14.09.91 abordo directamente un caso de vandalismo por definición, que también es el que en el siglo veinte tuvo más repercusión global por su trascendencia a la esfera pública. Además, me acerco a un contexto nuevo para mí: el del Arte del Renacimiento y la monumentalidad clásica, el del patrimonio en el espacio público que a la vez es el de la construcción de la identidad de la ciudad de Florencia y el de la historia del arte de occidente.

En cuanto a la aproximación y entrevista a Piero Cannata, es la primera ocasión que trabajo con una persona que recurrentemente ha atentado contra diferentes obras de arte[1]. De este modo, Martellata_14.09.91 no solamente marcará un precedente para otras futuras colaboraciones y proyectos, sino que también significa trabajar con un perfil de persona muy concreto en cuanto a su relación disidente con lo artístico. En resumen, Piero Cannata encarna el sujeto central de estudio de mi cuerpo de trabajo como artista e investigadora.

Es por esto que el proyecto forma parte de mi tesis doctoral Behaving Unconventionally in Gallery Settings. Alteration and Strangeness in Cultural Practices as Fruitful Tension for Challenging the Relations among Makers, Objects, Audiences, and Museums.

Por lo que se refiere a las formalizaciones de la fase Crederrei, se fussi di sasso, es la primera vez que  trabajo con formatos escultóricos para indagar sobre la destrucción y los procesos de formación de la piedra, la materia, el arte y la cultura. Asimismo, el proceso de producción implica una particular adaptación de específicos conocimientos e instrumentos relacionados con las disciplinas de la geología, la conservación y la restauración. Asimismo, tales procesos de indagación implican una particular aplicación de específicos conocimientos e instrumentos relacionados con las disciplinas de la geología, la conservación y la restauración. Para ello, y entre muchos otros, he accedido a los archivos y a los profesionales del Consiglio Nazionale delle Ricerche y de la Gipsoteca dell’Istituto d’Arte di Firenze; además de haber aprendido italiano.

En cuanto al trabajo videográrico de la fase Polvere che gira, significa el reto de construir un/os relat/os a modo de ensayo; con la inclusión de ‘elementos de especulación’ que apelen a la memoria de la materia y construyan relatos macro-micro.

Pese a que en clave narrativa, un reto similar se presenta en cuanto a la publicación. Por primera ocasión trabajaré en un libro como autora de la mayoría de sus textos, algunos de de los cuales incorporarán elementos de ficción o de realismo mágico para relatar el acto vandálico de Cannata desde la pluralidad de perspectivas. Después de haber editado las memorias personales de una vigilante de seguridad en Mi Museo o de haber compilado unas entrevistas a los participantes del proyecto El poder de la convocatòria, la publicación Martellata_14.09.91 se presenta como un paso lógico en mi trayectoria artística e indagatoria.

[1] Cannata ha vandalizado seis obras y un monumento entre 1991 y 2005. La primera fue el David de Michelangelo. Después le siguieron el fresco Le esequie di Santo Stefano de Filippo Lippi de la catedral de Prato (octubre de 1993); L’Adorazione dei pastori de Michele di Raffaello delle Colombaie en Santa Maria delle Carceri (diciembre de 1993); Watery Paths de Jackson Pollock en la Galleria d’arte moderna di Roma (mayo de 1997); el Gentiluomo a cavallo de Marino Marini en el homónimo museo en Florencia (febrero de 2000); y la lápida a Girolamo Savonarola en la plaza de la Signoria en Florencia (octubre de 2005).